La técnica FUE y FUSS son los dos procedimientos quirúrgicos más utilizados para acabar con los distintos tipos de alopecia. Mientras que la técnica FUE consiste en un micro injerto del folículo capilar, la técnica FUSS, también llamada la técnica de la tira, extrae banda de cabellos de la zona de la nuca  para después trasplantarlos a la zona receptora. Lo cierto es que no hay un tratamiento mejor o más valido que el otro, cada una de estas técnicas responde a una situación o pérdida de cabello diferente dependiendo del paciente, no obstante la técnica FUSS está cada vez más en desuso.

 

En qué consiste la técnica FUE

La técnica FUE, o Extracción de Unidades Foliculares, consiste en la extracción de unidades foliculares del cuero cabelludo y su redistribución en las zonas con falta de cabello de la cabeza y/o cara del paciente.

El procedimiento desde esta primera extracción de los folículos hasta la introducción de los injertos consta de 4 fases principales y suele durar entre 3 y 8 horas según la zona a tratar, dependiendo del paciente y de la cantidad de unidades foliculares. Sin embargo, en algunos casos se necesitan varias sesiones para extraer la cantidad suficiente de las mismas.

 

 

La calidad de las extracciones de unidades foliculares suele ser algo menor en este tipo de tratamiento. Esto es debido a que contiene menos tejido circundante para la supervivencia. Por otra parte, su ventaja principal es que el posoperatorio es más rápido y solo quedan pequeñas lesiones puntiformes, por lo que no suelen quedar cicatrices visibles.

Antes de someterse a este tratamiento, es necesario un rasurado total o parcial del cabello.

 

Cómo funciona la técnica FUSS

En la técnica FUSS, o Extracción de Unidades Foliculares con Tira, el procedimiento consta de un corte longitudinal con el que se retira una capa de piel con una cantidad de folículos necesarios con tal de suplir la falta de cabello de otras zonas de la cabeza del paciente. Se pueden llegar a extraer unos 10.000 folículos por sesión, por lo que en un solo día el tratamiento queda finalizado.

Retirar todos estos folículos en bandas requiere usar puntos de sutura o grapas para cerrar la cicatriz, que se retiran a los  10-12 días. La posterior inserción de estos folículos se realiza mediante incisiones milimétricas en la zona receptora.

Al contrario que en la técnica FUE, la extracción de unidades foliculares en la técnica FUSS es de una mayor calidad, ya que contiene más tejido circundante para asegurar la supervivencia. Se suele utilizar el 100% de las unidades foliculares extraídas y su distribución es concentrada al trabajar en bandas.

Sin embargo, queda una cicatriz lineal en la cabeza del paciente. Esta pequeña marca acaba siendo poco visible o totalmente invisible cuando crece pelo alrededor. Aún así, si el paciente decide llevar el pelo corto o rasurado sí se notará dicha cicatriz.

 

Optar por la técnica FUE o recurrir a la técnica FUSS

Tal y como hemos comentado, ninguna técnica es mejor que la otra. Simplemente, suplen las necesidades de diferentes problemas y tipos de alopecias.

En el caso de la técnica FUE, es un tratamiento muy útil en caso de alopecias parciales y no totales. Es ideal tanto en hombres como en mujeres que presenten pérdida o caída del cabello en zonas concretas y, sobre todo, que esta caída esté controlada.

Por otra parte, la técnica FUSS  es la más indicada para alopecias extensas. La decisión final siempre ha de ser tomada por un doctor o cirujano especializado en trasplante capilar conjuntamente con el paciente. Cada paciente, cada tipo de pelo y cada clase de alopecia requiere un tratamiento específico, y es muy importante examinar bien cada caso de manera individualizada para elegir el tratamiento con el que conseguir los objetivos y resultados óptimos para el paciente.

×