Los injertos capilares suelen asociarse a realizar un viaje exprés a Turquía y esperar los resultados esperados meses después y ya en España. Sin embargo, es posible realizarse un tratamiento capilar sin salir del país, y lo que es más cómodo, en el mismo lugar de residencia. Por ello, hacerse un injerto capilar en Barcelona conlleva múltiples ventajas que van desde la comodidad de la cercanía hasta el acompañamiento diario durante el post operatorio.

 

Diferencias entre España y Turquía

La diferencia principal entre realizarse un injerto capilar en España o en Turquía es el precio. En Turquía se suele vender como un pack que incluye viaje y estancia más la intervención a un precio relativamente bajo. Esto se debe, primero de todo, a que el nivel de vida en Turquía es económicamente más bajo que en España, por lo que los precios en toda clase de productos y servicios también es menor. Sin embargo, este bajo coste también se debe a que pasan por alto algunas de las fases más importantes antes de realizar la intervención.

 


 

En España, es imprescindible una serie de visitas previas a la intervención para conocer de primera mano cada caso de una forma individualizada. Existen distintos tipos de alopecias, con causas diferentes, y por lo tanto, cada uno de los casos necesita un estudio para dar con el tratamiento idóneo. Este estudio previo ayuda a dar con el tratamiento más efectivo, ya que no todos los pacientes son aptos a un trasplante o injerto capilar. Siempre debe ser un cirujano especializado quién indique la intervención óptima, y hay un amplio abanico; injerto FUE manual, FUE mediante robot ARTAS, la técnica de la tira, etcétera.

En el caso de viajar a Turquía, este tipo de visita pre operatoria consiste en una entrevista vía e-mail o bien enviando fotografías del cabello del paciente, por lo que no se realiza un estudio exhaustivo del caso antes del injerto.

 

Última tecnología y médicos especializados

En lo que a tecnología se refiere, las clínicas capilares de nuestro país realizan una gran inversión en maquinaria de la mejor tecnología para llevar a cabo las técnicas más adecuadas según cada caso. Si bien es cierto que este tipo de procedimientos llevan años realizándose en Turquía, las clínicas con los precios más bajos de los habituales pueden no disponer de la tecnología adecuada para todo tipo de alopecias.

Por otra parte, algunas de estas clínicas low cost no cuentan con médicos realmente especializados en medicina capilar, algo que también influye en su bajo precio. En España, es imprescindible que los cirujanos capilares se hayan especializado en este tipo de tratamientos. Esta especialización es de vital importancia a lo largo de todo el proceso y de todas las fases de un trasplante capilar, pero sobre todo en la manipulación de la zona donante. Cualquier error en ella puede afectar al resto de la intervención.

 

La importancia del post operatorio en un injerto capilar

Un injerto capilar no se queda en una sola intervención, sino que su éxito depende en gran medida de los pasos posteriores a la cirugía. Pueden surgir problemas de diversas índoles que requieran de revisiones o incluso nuevas intervenciones para complementar el injerto capilar. El post operatorio es un proceso en el que el paciente requiere de estas revisiones periódicas por parte de un médico especializado con tal de asegurar que la cirugía ha ido bien. Y es en este periodo después del trasplante capilar en el que el paciente debe seguir cuidadosamente todas las recomendaciones del cirujano especializado.

En este sentido, realizarse un injerto capilar en Barcelona, o en España en general, tiene la gran ventaja de poder asistir a estas revisiones periódicas gracias a la cercanía de la clínica y, por lo tanto, asegurar un óptimo post operatorio. Por el contrario, una vez se realiza la cirugía en Turquía, no se incluye ningún tipo de seguimiento hacia el paciente para observar pautas y corregir hábitos que ayuden al éxito del trasplante.

×