No existe un solo tipo de alopecia y, por lo tanto, tampoco hay una sola causa que la provoque. El estrés, el alcohol, el tabaquismo,  la genética o la dieta juegan papeles importantes en la aparición de la calvicie. Pero, al igual que ocurre en otro tipo de patologías, es importante conocer la causa exacta y el tipo de alopecia para dar con la solución adecuada. Y ahí es donde entra el diagnóstico capilar, que consiste en una serie de pruebas para determinar el origen de la calvicie en el paciente con tal de encontrar la solución adaptada a cada caso.

 

Tipos de análisis o diagnósticos capilares

Existen cuatro tipos de análisis o test de alopecia principales, y cada uno de ellos se basa en extraer el máximo de datos de una determinada cuestión. De vez en cuando, también se utilizan test de alopecia online, aunque son menos fiables para dar con la solución más adecuada ya que tan solo son formularios que se rellenan en pocos minutos y tratan temas más superficiales.

El análisis del cabello y del cuero cabelludo, tal y como indica su nombre, se centra en examinar estas zonas del paciente con una microcámara de aumento (tricoscopio). Así, se obtienen datos como el estado de los tallos capilares o la cantidad de grasa y caspa que hay en el cuero cabelludo.

 

 

La observación del patrón de alopecia es otro de los test, aunque en este caso se basa en conocer el grado de alopecia androgénica en el paciente. No es extraño que exista un test único para este tipo de alopecia, ya que representa casi el 90% de todos los casos de calvicie.

Por otra parte, los médicos especialistas también han de tener en cuenta cuestiones externas relacionadas con el estilo de vida del paciente, y es ahí donde entran los cuestionarios de factores externos. En ellos se recaba información sobre la historia clínica, hábitos de deporte y nutrición, tabaquismo o alcoholismo y la situación psicológica del paciente, entre otras cosas.

Por último, también se utilizan los análisis genéticos que, de hecho, son considerados como los más completos para hallar la causa de la alopecia.

 

El análisis genético como diagnóstico capilar

En análisis genético es el más completo puesto que permite conocer la predisposición que presenta el paciente a la hora de padecer alopecia, por lo que se puede conocer de forma rápida la causa exacta de la alopecia. Además, también se obtiene información valiosa para dar con las soluciones más adecuadas, ya que se conoce la respuesta que puede producir el paciente ante ciertos tratamientos o medicinas.

Este tipo de análisis no es nada invasivo y se divide en tres fases: la muestra de ADN, el cuestionario y el informe médico. En la muestra de ADN tan solo es necesaria un poco de saliva del paciente. En cuanto al cuestionario, es un complemento con tal de conocer los factores externos que pueden haber contribuido a empeorar o incluso provocar la alopecia. Por último, también se emite un informe médico para acabar de ajustar el tratamiento necesario al tipo de metabolismo del paciente.

 

La importancia de un buen diagnóstico en el tratamiento de la alopecia

Tal y como hemos comentado, un diagnóstico capilar completo y adecuado permite conocer las causas exactas de la alopecia y el tipo de alopecia para poder solucionar el problema de raíz. No todos los tipos de alopecia se acaban con un trasplante capilar, conocer la causa puede ahorrar tiempo y tratamientos innecesarios para el paciente.

Lo más importante es que el diagnóstico o test se haga en una clínica capilar y llevada a cabo por profesionales médicos especializados en medicina capilar. Ellos serán los encargados de realizar los diagnósticos necesarios y dar con la solución idónea para cada paciente.

×

Powered by WhatsApp Chat

×