Las cejas son parte de nuestra personalidad, definen gran parte de la cara y de sus rasgos y, además, son uno de los elementos que dota al rostro de mayor expresividad. Y en múltiples ocasiones, los pacientes no se sienten conformes con sus cejas, ya sea por su forma o por la falta de pelo en alguna de sus áreas. Sin embargo, existen algunos trucos para mantener unas cejas definidas e incluso tratamientos con tal de recuperarlas y obtener la forma deseada para el paciente.

 

Cómo mantener unas cejas definidas

Al igual que con la barba poblada, la forma y cantidad de cabello de las cejas también se han convertido en una moda en los últimos años. Hay épocas en las que triunfan las cejas finas y bien definidas y otras épocas en las que se llevan cejas gruesas y menos simétricas. Sea como sea, y se desee la forma que se desee, os explicamos algunos consejos para mantener el pelo de las cejas de forma adecuada.

Lo primero de todo es olvidarte de la simetría. Cada ceja es diferente, y eso es un hecho inamovible. Esto no quiere decir que debas dejarlas crecer a su antojo, pero sí es cierto que es mejor no obsesionarte con una simetría perfecta.

 

 

Por otra parte, lo ideal es ponerte en manos de un profesional a la hora de diseñar o depilar tus cejas. No es aconsejable depilarse uno mismo sin experiencia previa, ya que es posible que acabes extrayendo zonas erróneas y estropeando la forma de las cejas. Otra cuestión es sobre el espejo de aumento a la hora de la depilación, un instrumento que no debería ser utilizado para la zona de las de cejas, ya que hace que se pierda la perspectiva del rostro y el resultado final no suele ser el esperado.

 Las cejas también necesitan cuidados específicos, al igual que el cabello. Existen diferentes productos centrados en la zona de las cejas para obtener un mayor crecimiento y fortalecimiento. Incluso en el mercado también dispones de peines específicos para corregir la forma de estas o distintos tipos de maquillajes que ayudan a dar una sensación de mayor cobertura y definición de cejas.

 

Posibles problemas capilares en las cejas

Las cejas cumplen con varias funciones dentro de nuestro cuerpo y específicamente dentro de nuestro rostro. De hecho, tienen dos funciones principales; protegen la zona ocular de agentes externos o que puedan dañar los ojos, como el sudor, la lluvia, el polvo o los rayos solares; y por otra parte, ayudan a mejorar la expresión y comunicación no verbal de la zona facial. Para el enfado, la alegría, la sorpresa o la tristeza, las cejas siempre tienen algo que decir. Así pues, los posibles problemas en esta zona del rostro muchas veces no son solo por una necesidad estética, si no también por una necesidad vital de protección o de comunicación y expresión.

Algunos de los problemas más comunes que impiden a los y las pacientes tener unas cejas bien definidas suelen ser la falta de pelo debido al abuso de la depilación, cicatrices, tratamientos como la quimioterapia o tricotilomanía, un comportamiento nervioso y compulsivo que lleva a arrancarse parte del cabello.

Por supuesto, al igual que sucede en otras partes del cuerpo, también existe un tipo de alopecia que afecta al cabello de las cejas. Y suele estar causado por el estrés o la menopausia.

 

Tratamientos para unas cejas definidas

El injerto o trasplante capilar de la zona de las cejas es el tratamiento más efectivo para que el paciente vuelva a ver crecer su cabello, siempre bajo la recomendación y supervisión de un médico cirujano especializado en tratamientos capilares.

En este tipo de casos, suelen recolectarse unidades foliculares de la zona occipital, ya que está libre de injerencias genéticas u hormonales, y posteriormente se injertan los cabellos uno a uno en las zonas de las cejas que presenten alopecia, siempre bajo un microscopio para colocar cada unidad en la posición y el ángulo correctos con tal de proporcionar una apariencia natural.

×