Los primeros signos de alarma que indican la caída del cabello suelen ser la apreciación de una mayor cantidad de pelos en la almohada, ducha o en el peine. Sin embargo, es importante distinguir cuándo es necesario preocuparse y acudir a una clínica especializada en tratamientos capilares. Porque lo cierto es que la caída del cabello es algo normal siempre y cuando sea hasta 120 diarios. Una mayor caída podría ser debida a  un problema de alopecia.

 

Signos de alarma ante la caída del cabello

Es muy complicado poder contar los cabellos totales que se caen, por lo que la detección de pelos  en la almohada, cepillo o ducha no es un signo de alarma significativo, siempre y cuando la caída no sea exagerada. En periodos como el otoño esta caída suele ser mayor, así pues, surge una pregunta general, ¿cuándo preocuparse y cómo apreciar estos signos de alarma?

Uno de los primeros pasos es permanecer atento/a  a qué zonas está afectando la caída del cabello. Si la caída se acompaña de pérdida de pelo en las cejas, pestañas o en forma de parches más allá de la cabeza, puede ser un signo de alopecia areata.

Rojeces y picores son otros de los síntomas que pueden ocurrir en la alopecia. Por otra parte, si la pérdida de pelo afecta sobre todo a línea frontal, es otra señal de alarma que puede indicar alopecia.

 

 

Qué causa la caída del cabello en hombres y en mujeres

La caída del cabello o alopecia puede estar causada por múltiples factores. El primero, la genética. La alopecia androgenética es la más común y está directamente relacionada con los antecedentes familiares. Es decir, se tiene más probabilidades de padecerla si un familiar directo la sufre, y puede darse tanto en hombres como en mujeres.

Por otra parte, los medicamentos o suplementos también pueden favorecer la aparición de alopecia. Por ejemplo, aquellos tratamientos para la depresión, artritis, problemas cardíacos o la quimioterapia y radioterapia contra el cáncer producen una caída brusca del cabello.

El estilo de vida (estrés), abuso de sustancias (como el alcohol, tabaco,…) también puede condicionar a padecer caída capilar. Los cambios hormonales también afectan de una forma determinante, sobre todo en el caso de la alopecia en mujeres. Embarazos, partos, la menopausia, problemas de tiroides pueden provocar una caída de pelo, temporal o permanente. En el caso de las mujeres, además, es importante acudir cuanto antes a una clínica capilar, ya que la caída capilar puede ser irreversible.

 

Zonas específicas donde aparece la alopecia

Según el tipo de alopecia o el sexo del paciente, la alopecia puede aparecer en determinadas zonas. En el caso de la alopecia androgenética, en el caso del hombre La zona más habitual es a nivel superior provocando un retroceso de la línea frontal; en el caso de la mujer, frecuentemente esta línea se respeta con disminución de la densidad capilar a nivel superior.

Por otra parte, y como se ha comentado anteriormente, en la alopecia areata, el cabello cae de forma irregular dejando parches, tanto en el cuero cabelludo como en cualquier otra parte del cuerpo. Además, puede ir acompañado de picores o dolor antes de que caiga el pelo.

En el caso de la alopecia por tracción, la calvicie afecta la zona frontal de la cabeza, y se debe sobre todo a peinados y recogidos muy tensos.

Por último, también puede darse una pérdida capilar generalizada en todo el cuerpo, como es el caso del efluvio, que puede darse por ejemplo con quimioterapia (que se denomina anágeno) o el que ocurre en otoño (llamado efluvio telógeno).

Sea por la causa que sea, es importante que ante cualquier signo de alarma la persona afectada acuda a una clínica especializada en tratamientos capilares. Una detección temprana y eficaz puede ayudar a una mejor evolución.

×

Powered by WhatsApp Chat

×