Los problemas de alopecia o caída del cabello suelen afectar a un número más grande de hombres que de mujeres. Sin embargo, la alopecia en mujeres también aparece debido a diversas causas, como puede ser la genética o el estrés, y también requiere de cierta prevención y tratamiento.

 

Signos de la pérdida de cabello en mujeres

Al contrario de lo que sucede en la alopecia masculina, la alopecia femenina no suele acabar en calvicie total. La caída del cabello en las mujeres aparece en las zonas más visibles del cuero cabelludo, como la parte superior y la delantera, y suelen ser los primeros signos de alopecia femenina.

 

 

La pérdida del grosor del cabello también suele ser un primer signo de alopecia. Y esta pérdida de grosor es, además, la principal causa de su posterior caída. Lo primero que se observa es un aclaramiento de la línea central superior que va extendiéndose hacia ambos lados de la cabeza y hacia la coronilla, pero manteniendo la densidad de cabello. En la mayoría de los casos, los efectos de la alopecia en mujeres es permanente.

 

Causas de la alopecia femenina

Una de las causas principales de la alopecia femenina son las hormonas. En la etapa menopáusica se producen los desequilibrios hormonales que originan un descenso de estrógenos  y una mayor presencia de andrógenos, que son las hormonas masculinas. Es por ello que la caída del cabello en mujeres suele ser más frecuente a partir de los 60 años.

Debido también al desequilibrio hormonal, tras el parto también puede ocurrir una mayor caída del cabello. Concretamente hasta seis o doce meses después, cuando ya se recupera una cierta estabilidad en las hormonas. Sin embargo, la alopecia en mujeres también puede tener otras causas, como la genética. Siempre será más propensa una paciente cuyos parientes presenten alopecia, ya sean hombres o mujeres.

Por otra parte, el mal funcionamiento de la glándula tiroides, tanto si es hipertiroidismo como hipotiroidismo, también producen una inusual caída del cabello en mujeres. Esto se debe a un aumento o descenso de la tiroxina que hace que el pelo se vuelva mucho más fino, hasta que cae.

Por último, y como también sucede en los tipos de alopecia en hombres, el estilo de vida que lleve la paciente influye mucho en la calidad y caída del cabello. Un exceso de estrés, un ambiente contaminado, una mala alimentación, el tabaquismo, falta de higiene capilar y tratamientos capilares agresivos, también pueden ser la causa de la alopecia en mujeres.

 

Prevención y tratamiento de la alopecia en mujeres

Como dice el dicho, mejor prevenir que curar. Por lo que si se está en una fase temprana, o incluso si no se presentan signos que evidencien la caída del cabello, cambiar el estilo de vida puede ser clave para evitar una futura alopecia. Dejar hábitos como el tabaquismo, llevar una alimentación saludable y evitar peinados tirantes así como tratamientos agresivos para el cabello, ayudará a que la alopecia no aparezca o tarde más tiempo en mostrar sus primeros signos.

En el caso de las alopecias causadas por problemas hormonales, existen productos específicos que pueden ayudar a equilibrar dichas hormonas. El uso de terapia hormonal de sustitución o las píldoras anticonceptivas pueden ser una solución, siempre bajo tratamiento y consejo de un equipo médico especializado.

En cuanto a los tratamientos, es importante acudir a una clínica especializada en tratamientos capilares cuando veas aparecer los primeros signos de caída. En el caso de pacientes femeninas es aún más importante, ya que, recordemos, el cabello caído no se recupera.

×