La alopecia androgénica o androgenética es la más común de entre los distintos tipos de alopecia. De hecho, está detrás de aproximadamente el 90% de todos los casos. La caída del cabello empieza debido a la pérdida de densidad capilar, sobre todo en las zonas frontal, superior y el área de la coronilla. Esta pérdida de densidad crece hasta que el cabello cae por completo y se convierte en una alopecia generalizada o total.

 

La alopecia androgénica en hombres y en mujeres y sus fases

Pese a que la alopecia androgénica es la más común, lo cierto es que afecta más a hombres que a mujeres; afecta a entre un 50 o 60% de los hombres, mientras que solo el 20% de las mujeres presenta este tipo de alopecia.

La alopecia androgénica es fácilmente detectable tanto en hombres como en mujeres, pese a que cuentan con diferentes tipos de escalas para medir su estado. La caída del cabello en hombres se desarrolla en 7 fases principales divididas según afección o gravedad, siendo la primera fase las primeras muestras de alopecia y la séptima fase la calvicie total o generalizada. Esta clasificación es conocida como escala Hamilton-Norwood. En cuanto a la alopecia en mujeres, el grado de afección puede medirse en dos escalas, la Olsen, que consta de 3 fases, o la escala Ebling, que se compone de 5 grados. En el caso de la alopecia androgénica femenina, las zonas del cuero cabelludo pueden variar, siendo la zona de la coronilla la parte más afectada.

Pese a que en una primera fase la caída es apenas notoria, a partir de la segunda ya empieza a verse la aparición de la alopecia al hacerse evidente la pérdida de densidad capilar o la caída del pelo en la zona frontal. Es importante tomar medidas ante el más mínimo síntoma o signo de caída, ya que el pronóstico mejora de forma considerable con una detección temprana.

 

 

Causas de la alopecia androgénica

Las causas principales de la alopecia androgenética suelen ser la genética y las hormonas. Hasta hace unos años, se creía que este tipo de alopecia provenía de los genes de la madre. Sin embargo, no tiene por qué ser así, y puede deberse a la existencia de otros casos de alopecia androgénica en familiares directos. Pese a ello, este tipo de alopecia también puede aparecer sin necesidad de haber casos en la familia debido a otros factores como malos hábitos de vida, abusos de alcohol y tabaco o una vida sedentaria.

La alopecia androgénica puede aparecer a partir de los 20 o 25 años y es debido a que los folículos pilosos de la zona frontal, superior o del área de la coronilla son más sensibles a las acciones hormonales y genéticas, por lo que son las primeras zonas en las que empieza a aparecer ese clareamiento del cabello.

En el caso de las mujeres, la acción genética influye, pero los cambios hormonales suelen ser una causa directa en la aparición de la alopecia. La menopausia, embarazos o incluso enfermedades que afecten el normal funcionamiento de las hormonas pueden ayudar a que se propicie esta caída del cabello. Por ello, la alopecia androgénica en mujeres suele aparecer a partir de los 40 o 50 años.

 

Prevención y tratamiento de la alopecia androgénica

Como hemos comentado anteriormente, una detección temprana ayuda a la hora de solucionar el problema de alopecia. Por ello, ante cualquier mínimo signo de pérdida densidad capilar, es importante buscar ayuda de especialistas.

En cuanto a la prevención, llevar unos hábitos de vida saludables y cuidar el cuero cabelludo puede ayudar a impedir o retrasar su aparición, pero no lo asegura si sus causas son puramente genéticas.

La buena noticia es que existen distintas soluciones ante la alopecia androgénica, desde fármacos bajo la supervisión del médico especialista en medicina capilar hasta los tratamientos de PRP o los trasplantes capilares. Los tratamientos de PRP o Plasma Rico en Plaquetas consisten en extraer sangre del paciente y aprovechar sus plaquetas para infiltrarlas a través de microinyecciones en el cuero cabelludo del paciente.

Por otra parte, un trasplante capilar suele ser la técnica más habitual y, además, la que proporciona una solución total ante el problema de alopecia. En estos casos, ha de ser el cirujano capilar quien dé con las causas y el origen de la alopecia para indicar el tratamiento más adecuado según el caso.

 

×

Powered by WhatsApp Chat

×